Victor Madera: Las ventajas del Marketing Social

Hola, soy Victor Madera y mi post de hoy tratará sobre el Marketing Social, una estrategia que utilizan cada vez más las grandes empresas y que tiene una escasa trayectoria, por tanto, la innovación en este campo no es excesivamente difícil.

Según Alan Andreasen (1995), el marketing social (social marketing en inglés) es “la aplicación de las técnicas de la mercadotecnia comercial para el análisis, planteamiento, ejecución y evaluación de programas diseñados para influir en el comportamiento voluntario de la audiencia objetivo en orden a mejorar su bienestar personal y el de su sociedad”, tal y como aparece definido en su libro “Marketing Social Change: Changing Behavior to Promote Health, Social Development, and the Environment”

Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Mercadotecnia_social.

 

victor Madera

La mejora del bienestar social es, sin duda, una de las ideas fuerza con las que debemos quedarnos de esta definición. Para los que odien el mundo de las definiciones, el ejemplo paradigmático del marketing social son todos aquellos productos o servicios que tienen algún tipo de relación con el ecologismo. En un inicio, cuando apareció con fuerza este valor post-materialista, algunas empresas lo aprovecharon para posicionarse como empresas “ecológicamente responsables”, lo que les permitía diferenciarse de la competencia y obtener así una ventaja comparativa en el mercado. Sin embargo, a medida que este valor se ha ido universalizando, aparece casi como obligación para cualquier departamento de marketing de las empresas dedicar un tiempo a tratar de parecer lo más respetuosa posible con el medio-ambiente ante sus consumidores. Aun así, las innovaciones en este campo no cesan y probablemente el último que me sorprendió fue el caso de la empresa textil Patagonia.

Esta conocida marca de ropa empleó una estrategia de marketing muy novedosa: recomendó a sus futuros compradores usar eBay para comprar productos usados de su marca (se ha de tener en cuenta que el beneficio que obtienen con esta operación es de 0$) y también a revender sus zapatos antes de comprarse unos nuevos. Más tarde, llevó a cabo una campaña que podríamos asociar no sólo al ecologismo sino también al anti-consumismo, utilizando el eslogan “don’t buy this jacket” (no compres esta chaqueta) durante el famoso Black Friday, el día de las rebajas en Estados Unidos y otros países donde la mayoría de empresas aprovechan para incrementar sus ventas. Si clicabas en la imagen de la chaqueta, te redirigía a otra página donde te salía una infografía sobre las cosas que puedes hacer antes de comprar un nuevo producto (reusar, reciclar, etc.). Esto pudo afectar a sus ventas a corto plazo, pero al mismo tiempo puedes conseguir fidelizar clientes y lograr una lealtad duradera a largo plazo de tus compradores habituales. Este es un consejo que os da Victor Madera si tenéis una empresa o pensáis en crear una.

También encontramos ejemplos en otras empresas donde aplican el marketing social al proceso de producción de sus productos. Así, cada vez más las empresas que necesitan llevar a cabo un proceso de producción basado en la cadena de montaje donde apenas se necesitan habilidades especiales o formativas para llevar a cabo ese trabajo, contratando a personas discapacitadas o en situaciones vulnerables (colectivos como los desempleados de larga duración, ex convictos, etc.)

Podríamos concluir que, al contrario de lo que muchos especialistas en marketing opinan, no es necesario disponer de un “producto social” (por ejemplo una compañía de energías renovables, ONG’s, etc.), sino que a veces con una buena dosis de imaginación se pueden llevar a cabo campañas originales que diferencien tu empresa de tus competidores y lograr así valor añadido.

Victor Madera