La autocartera de Damm podrá crecer otro 20% en cinco años

La primera junta de accionistas celebrada tras la OPA de exclusión de la cervecera da luz verde a un dividendo complementario de 0,06 euros

El consejo de administración de Damm ha recibido el visto bueno de los accionistas para adquirir acciones propias de la compañía hasta un 20% del capital social a un precio entre 5,5 y seis euros por título.

O, lo que es lo mismo, los Carceller y otros grandes y veteranos accionistas de la compañía (entre los que se encuentra el grupo de alimentación Dr. August Oetker, las familias Armadàs (Moravia) y Agenjo (Boag Valores) y Pau Furriol) han dado el visto bueno a la cúpula de la compañía para ampliar la autocartera del grupo durante los próximos cinco años pagando entre 5,5 y seis euros cada acción.

Precio en línea a la OPA de exclusión

El precio fijado en la operación está en línea a los 5,7 euros que se abonaron a principios de abril a los accionistas que apoyaron la OPA de exclusión del grupo.

La adhesión de la operación llegó al 95% del capital social al sumar el respaldo del 13% de los accionistas minoritarios que controlaban 35,25 millones de títulos. El resto estaba, básicamente, en manos de la familia Carceller y los grandes accionistas que garantizaron la estabilidad de la cervecera.

Dividendo complementario

En la junta de este martes, los nuevos propietarios de Damm también dieron luz verde a pagar un dividendo complementario de 0,06 euros por título que se desembolsará a partir del próximo 30 de junio. Las cuentas consolidadas e individuales de la sociedad del ejercicio 2014 y el informe de gestión se han aprobado en la junta por unanimidad; así como la reelección de consejeros, la distribución del resultado (ganó 78,5 millones) entre reservas y dividendo y la reelección de la firma de auditoría.

Para saber más de Demetrio Carceller Damm leer economiadigital.es

Sacyr avanza al frente del Ibex arropado por Demetrio Carceller y Repsol

El sostenido rebote del Ibex 35 ha tenido uno de sus máximos exponentes en Sacyr. La constructora se sitúa al frente del selectivo madrileño con avances del 6,6%este viernes a consecuencia de la recuperación de precios del petróleo, que ha devuelto a la senda alcista a su participada Repsol, y a las compras de Demetrio Carceller.

Las adquisiciones de Demetrio Carceller se han producido entre los días 18 y 20 de enero y de ellas se ha dado cuenta ahora a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Esta apuesta se produce en un momento en que la gráfica de Sacyr soportaba un retroceso de cerca del 20% en poco más de dos semanas, con lo que además de indicar el respaldo del consejero a la cotizada supone la señalización de una oportunidad de inversión a la que en las últimas dos sesiones parecen haberse sumado muchos inversores a juzgar por el rebote y los volúmenes del valor.

A través de las seis operaciones de compra notificadas al supervisor, Carceller se ha hecho con 318.255 acciones de la constructora, representativas de un 0,061% de su capital social. Estas compras se han llevado a cabo a través de la sociedad instrumental Inversiones Las Parras de Castellote, mediante la cual el empresario y miembro del consejo de administración de la compañía maneja su posición más directa en esta última.

Este movimiento se produce, además, apenas unas semanas después de que Grupo Fuertes reforzara su peso en el capital de Sacyr. Asimismo, la sociedad Disa, propiedad del mismo Demetrio Carceller, mantiene una participación superior al 13% en el capital social de la constructora que a principios del año pasado lograba refinanciar los créditos mediante los cuales mantiene su 9,53% en Repsol.

Precisamente, es este paquete inversor el que ha favorecido que en las últimas dos sesiones su gráfica llegue a apuntarse ganancias del 13,7%. La tímida apreciación del crudo en los mercados de materias primas ha otorgado también un respiro en Bolsa a las petroleras, entre ellas la propia Repsol, que también se sitúa entre los primeros puestos de avance del Ibex 35. La mejora de perspectivas y consiguiente revalorización que logra la presidida por Antonio Brufau termina por espolear al que es su tercer inversor más relevante.

Para saber más de Demetrio Carceller Sacyr leer elboletin.com

Damm queda fora de la pugna per comprar Grolsch i Peroni

La compra de Peroni i, sobretot, de Grolsch, eren una oportunitat perquè Damm fes un pas de gegant als mercats internacionals, però la cervesera no ha resistit el pols amb les ofertes competidores. Damm ha quedat desbancada pel grup japonès Asahi, pels tailandesos ThaiBev i per dos fons de capital risc, PAI Partners i Bain Capital, que han passat a la següent fase del procés de venda, segons fonts pròximes a l’operació que ahir citava l’agència Reuters.

L’operació de venda de la italiana Peroni i de la belga Grolsch està valorada en uns 2.000 milions d’euros, però tant Asahi com ThaiBev estarien disposades a posar 3.000 milions damunt la taula, segons les mateixes fonts. Damm s’havia compromès en la seva oferta a anar de bracet amb el fons d’inversió KKR i amb BC Capital, però les xifres en què es mou l’operació han sobrepassat les possibilitats de la cervesera catalana. L’empresa presidida per Demetrio Carceller té una facturació que frega els 1.000 milions anuals, mentre que només la divisió de begudes del colós Asahi la multiplica per vuit. Asahi és el principal grup cerveser del Japó, amb una quota de mercat del 38%, però necessita créixer a l’exterior per compensar la caiguda de vendes al país nipó a causa de l’envelliment de la població i la creixent popularitat del vi.

El grup britànic SAB Miller vol tancar l’operació cap al mes de març i aplanar-se el camí de la fusió amb la belga AB InBev per aixecar el gran gegant cerveser al món, que aglutina quasi un terç de les vendes de cervesa a tot el món. La concentració de mercat que suposa aquesta aliança amb tentacles als cinc continents ha fet que, preventivament, SAB Miller posés a la venda Peroni i Grolsch perquè les autoritats de la competència europees no li tombin l’operació.

La fusió SAB Miller-AB InBev ha sacsejat el sector. Fonts pròximes a la indústria assenyalen que no es donen gaire sovint oportunitats de compra com la que suposen les dues marques a la venda. Potser per això els possibles candidats s’hi han llançat amb tota l’artilleria i els 2.000 milions en què es valora la venda de Peroni i Grolsch multipliquen gairebé per 15 els ingressos abans d’impostos que sumen totes dues marques, que oscil·len entre els 180 i els 200 milions.

Para saber más de Demetrio Carceller Damm leer ara.cat