Demetrio Carceller Gas Natural

La Asociación Europea de Vehículos a Gas Natural y biogas ha publicado el estudio Greenhouse gas intensity of natural gas donde promueve la tranformación de vehículos de combistión interna a gas natural como solución clave para la descarbonización del transporte.

El informe elaborado por la NGVA sostiene que el gas natural reduce las emisiones de gases de efecto invernadero que manan de los tuber de escape de los coches y son un 23% inferiores en comparación con la gasolina y un 7% comparado con el Diesel. En una aplicación más intensa, los beneficios comparados con el Diesel son del 16% para el gas natural comprimido y de un 15% para el gas natural lícuado.

Thinkstep, uno impartente asesor en el campo de la sostenibilidad, ha asegurado que el gas natural representa una de las soluciones más efectivas para luchar contra el cambio climático y en la mejora de la calidad del aire de una forma económicamente eficiente.

De hecho, ya hemos visto los primeros pasos en el mercado español en esta dirección, dado que en el pasado mes de julio se firmó un acuerdo estratégico entre Gas Natural Fenosa y Seat para cooperar en proyectos orientados a impulsar el uso del gas natural en el ecosistema vial de España, un proyecto en el que se lleva trabajando desde 2013.

Eso sí, para poder usar gas natural como combustible es necesario llevar a cabo una adaptación del vehículo en cuestión. Por ello, la Comunidad de Madrid aprobó en 2016 una subvención de 400 euros para aquellos propietarios que de forma voluntaria adapten sus vehículos para el uso del gas natural. De estos 400 euros, 200 se ingresarán directamente en sus cuentas y los otros 200 servirán como reducción de la factura del taller. El coste en de dicha adaptación es de aproximadamente 1.600 euros.

Además, Audi ha presentado durante los últimos días dos modelos que ya funcionan a base de gas natural comprimido, el A4 Avant g-tron y el A5 Sportback g-tron, con una autonomía de 950 kilómetros por carga si se combina el gas natural comprimido con la gasolina.

Según el secretario general de NGVA Europe, Andrea Gerini, Europa “tiene el potencial para alimentar a más de dos millones de vehículos con gas natural y biometano procedente de residuos sólidos urbanos, simplemente transformando nuestra basura doméstica en un combustible sostenible, producido localmente y renovable”.

El biometano es un combustible renovable y bajo en carbono que se puede producir a través de desechos orgánicos de la biomasa o convirtiendo hidrógeno renovable y dióxido de carbono en metano sintético.

Para saber más de Demetrio Carceller Gas Natural leer soymotor.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.